Martín: Rafael, tus raíces están en Perú. ¿Qué te hizo dejar tu país de origen y emigrar a Alemania?

Rafael: A pesar de que fui a la escuela alemana en Perú e hice mi Abitur allí, no quería venir a Alemania sino quedarme en el Perú. Sin embargo, después de todo, había tres razones para viajar a Alemania:
Si quieres tener una buena educación a nivel universitario en el Perú, tienes que ir a una universidad privada, pero eso es caro. Como no todas las especialidades en las universidades públicas tienen buen nivel, empecé a estudiar informática en una universidad privada por quinientos dólares al mes. En esa época mis amigos ya habían vivido y estudiado en Alemania y me dijeron: „Con quinientos dólares al mes vivimos bien aquí, festejamos y estudiamos“.

En segundo lugar, la situación política en el Perú, en ese momento ( 2000), con el Presidente Fujimori no era fácil. Se caracterizaba por un nivel extremadamente alto de corrupción, una dictadura política no ideológica y estructuras de poder problemáticas. Yo tenía diecinueve años en ese momento y no tenía ningún deseo de aceptar esa situación política, sobre todo porque tenía en la cabeza el respaldo de poder ir al extranjero en principio.

El tercer aspecto era que, después de nueve años en la escuela alemana, estás preparado para un sistema educativo diferente. Esto me complicó mucho la vuelta al sistema educativo peruano: tenía los conocimientos claves sólo en alemán y no en español. Debido a esta situación habría tenido que repetir muchas asignaturas en la universidad peruana durante los dos primeros años y habría perdido tiempo.

Martín: Así que fue precisamente desde el último aspecto que tomaste la decisión de emigrar.

Rafael: Sí, exactamente y traté de inscribirme en las universidades alemanas porque en ese momento no había número clausus para la especialidad de informática. En 1996, fui un estudiante de intercambio en Appenweier (cerca de Offenburg) y fui recibido por una familia extraordinariamente acogedora. Yo había mantenido ese contacto todo el tiempo y, por lo tanto, lo tenía vigente. Me ayudaron en presentar mis papeles y fui aceptado para estudiar informática en las universidades de Stuttgart, Friburgo y Karlsruhe. Mi decisión de adónde ir dependía del tiempo que me exigiera el  viajar en tren desde Appenweier, por eso terminé en Karlsruhe.

Martín: Debido a tu estadía en la escuela alemana en Perú y al contacto con tu familia de intercambio, el „choque cultural“ de emigrar a Alemania seguramente no fue tan grande, porque sabías cómo la sociedad en Alemania „hace tictac“, ¿verdad?

Rafael:Tuve mucha suerte con mi familia de acogida y aún sigo en contacto con ella hoy en día. Esto se debió también al hecho que, para el programa de intercambio la escuela alemana en Perú se aseguró que las familias anfitrionas tuvieran una estructura similar a la que teníamos nosotros allá. Pero aún así me sorprendió (risas), en el momento del intercambio. El intercambio fue en invierno, con mucha nieve, lo cual yo desconocía, los días eran cortos, hacía frío y la gente estaba toda encapuchada.

Como estudiante, a pesar del apoyo de mi familia anfitriona, no me fue fácil organizar mi vida porque estaba solo y en un país extranjero. Mi enamorada de esa época se quedó en Perú. Me tomó dos años el sentir que ya había llegado. Al principio, sólo quería quedarme en Alemania durante el tiempo de mis estudios, y volver al Perú después.

Martin: Y aún así te quedaste..
Rafael: Sí, me quedé! (risas) También quería ver el campeonato mundial de fútbol de 2006, porque había partidos que se jugaban en Stuttgart. Por cierto, yo trabajé en ellos como voluntario.

Martín: Dijiste antes que no había sido fácil estudiar con los profesores de alemán en Perú. ¿Qué quieres decir exactamente con eso?
Rafael: (Risas) … En primer lugar, no fui un estudiante fácil. Y, con respecto a algunos de esos profesores nunca olvidaré dos escenas:
No recuerdo por qué, pero durante mis días de escuela, hubo una fiesta nacional peruana que la celebramos espontáneamente. Uno de los profesores dijo: „Estamos aquí en una escuela alemana y decidimos por nosotros mismos si queremos unirnos a estos días feriados o dar clases.“ Eso no servirá.

Mi profesor de alemán me dijo una vez: „Eres peruano y nunca superarás los cuatro puntos en mi examen de fin de año“. Esto fue un excelente desafío para mí porque, a partir de entonces no hice más trabajos porque sabía que por mas que los hiciera no iba a tener más puntos, estaba condenado desde antes; sin embargo, al final conseguí tener cinco puntos.

Martín: A pesar de tus „cinco puntos“ seguramente no tuviste grandes problemas con el idioma cuando llegaste a Alemania..
Rafael: Bueno, había aprendido mucha gramática en la escuela y entendía. Lo que aprendí aquí fue a hablar correctamente aquí en Alemania.

Martín: ¿Calificarías sus experiencias con tus profesores en la escuela alemana de Perú como racistas?
Rafael: No sé si sea racista, simplemente es „estupidez humana“, es una cuestión de actitud. No quiero calificarla. Hace unos días leí un artículo de Ai Weiwei que decía que Alemania „sigue siendo un país nazi„.  Estos son términos con los que soy cuidadoso. Si dices algo así, simplemente estás generalizando. La gente en todas partes tiene un tictac diferente, y creo que es problemático colocarlos bajo una etiqueta general. Tal vez no me comporté como debía en ese entonces, con algunos profesores. En esa época teníamos la idea de que eran „malos alemanes controlados por los EE.UU.“.

Martín: ¿Eso te agobió?
Rafael: ¡No! Siempre tuve una actitud positiva hacia Alemania y „los alemanes“ y mis encuentros con ellos han sido positivos.

Martín: ¿Has experimentado el racismo desde que vives aquí en Alemania?
Rafael: Yo no diría esa palabra yo usaría la palabra „discriminación“. Pero, en mi opinión, esto existe en todas partes del mundo y en todas las sociedades: Si eres diferente, te ves diferente o hablas diferente, los demás te verán diferente. Lo que sí experimenté en las oficinas al llegar a Alemania fue una demostración de poder y, a veces, de arbitrariedad. Aunque hoy eso ha mejorado, sigo teniendo la sensación de que es sobre todo una cuestión de quién tiene la palanca más larga en las oficinas. Aquí en Alemania hablamos a menudo de integración; pero lo que hacemos – o esperamos – es que se produzca la asimilación.

La integración no es una calle que va en un solo sentido, requiere la cooperación de „ambos lados“. Pero no sólo lo veo con la gente que viene de otro país, sino también con los discapacitados alemanes, por ejemplo. Se trata del diferente. En general, creo que soy „afortunado“ con mis raíces peruanas, porque mucha gente asocia el término „Perú“ con Machu Picchu o los futbolistas de los setenta en lugar del „terrorismo de Sendero Luminoso“.

Martín: ¿Eso significa que la narrativa de Perú, aquí en Alemania, es diferente a la que se tiene de Irán o Irak?
Rafael: Sí, creo que los estereotipos asociados con Perú se ven de manera diferente.

Martín: Usted es el presidente de Latinka e.V. ¿Cómo se le ve como una organización latina no alemana? ¿Tiene problemas con la gente de Karlsruhe o con la población alemana?
Rafael: Desde fuera se nos ve positivamente. Eso también es parte del éxito que tenemos. Lideramos una estrategia de comunicación transparente, abierta y acogedora también para las personas que no tienen la cultura peruana. Internamente, las cosas son algo diferentes sobre todo en la fase de fundación, ya que tenemos un problema cultural en el Perú con un posible „éxito de otro (peruano)“.

Martín: Sus hijos están creciendo actualmente con dos idiomas, y en la escuela se añaden los otros „habituales“?
Rafael: Sí, exactamente. Además hemos aprendido el lenguaje de señas en nuestra familia, porque nuestra última hija, aunque no es completamente sorda, necesita audífonos. Como queremos ser integradores, especialmente en la familia, aprendemos este lenguaje

Martín: Cuando tus hijos crezcan, ¿han pensado tú y tu mujer en volver a Perú para pasar allí la jubilación?

Rafael: Bueno, mi „plan maestro“ actual ha cambiado varias veces (risas). Mi primera idea fue estudiar aquí en Alemania durante sólo cinco años. Como quería ver la Copa del Mundo en vivo en Alemania, cinco años se convirtieron en seis y medio. Entonces quise ganar experiencia profesional para volver a Perú con esta experiencia y llegaron los niños. Cuando tienes hijos, todo tu sistema de valores cambia. Podría haber vuelto a Perú por mi cuenta, pero no quise.
Como persona bien educada puedes ganar relativamente bien en Perú y tener una vida sin complicaciones. Por supuesto, necesitas una piel muy gruesa allí para poder soportar los „asuntos“ sociales y políticos. No sé si realmente lo habría logrado, pero lo habría intentado. En el Perú, la libertad, el dinero, la independencia y todo el sistema social son cuestiones críticas.

Cuando le digo a la gente aquí en Alemania que mis padres siguen trabajando a la edad de ochenta y tres y setenta y ocho años, en parte porque quieren, en parte porque tienen que hacerlo, la gente aquí no lo comprende. 

 

Aquí en Alemania puedes quejarte de que el dinero de tu pensión no es suficiente, pero al menos tienes algo. Lo mismo se aplica al sistema de salud: puedes quejarte de que las compañías de seguros de salud privadas y estatutarias son como son, pero al menos tienes un seguro de salud.

Martín: Mi proyecto se llama „Ich bin Deutsch!“ ¿Dirías lo mismo de ti mismo?n?

Rafael: Soy más alemán que „los alemanes“ (risas).

Martín: ¿Te gustaría explicar esta declaración un poco más?
Rafael: En mi familia yo soy „el alemán“ y mi esposa, que es alemana, es „la peruana“. Porque ella encarna la parte cambiante y caótica y yo, la ordenada. Un ejemplo: aprendí de mi padre anfitrión a poner mis zapatillas ordenadamente junto a las escaleras, siempre en el mismo lugar. Mi esposa siempre deja sus pantuflas en algún lugar, y, por eso, no las encuentra; luego, por supuesto, usa mis pantuflas, porque siempre están en el mismo lugar. También me dicen de vez en cuando: „Sería tan inflexible como los alemanes“. Probablemente las „condiciones de orden“ en la escuela alemana en Perú y mi estancia aquí en Alemania como estudiante invitado han influido.

Tengo una relación especial con las declaraciones „Vengo de Alemania o del Perú“ y „Soy alemán o soy peruano“. Con ello se establecen, consciente o inconscientemente, límites. Esto va acompañado del tema que tienes que decidir poruna u otra cosa. Y eso no funciona en absoluto. Es la misma pregunta con el „doble pase“: si tengo uno, dos o veinte pases no cambia nada de mi humanidad y de quién o qué soy. En cuanto al llamado concepto de „Leitkultur“, se ha quedado corto para decidir si tengo que ser „alemán“ o algo „diferente“. Por lo tanto, encuentro mejor el término „dónde tienes tus raíces“. Estas raíces son entonces independientes de estos límites hechos por el hombre. En mi opinión, la „cultura“ es hoy en día un „término mixto“ de todos modos.

Martín: ¿Cuál es su opinión sobre las corrientes nacionalistas emergentes en Alemania y Europa? ¿Estás preocupado o temes por ti o por tu familia?
Rafael:Tengo menos miedo por mí mismo. Pero veo el miedo en mi hija mayor, que ya me ha preguntado: „Papá, ¿tienes que salir del país alguna vez?” Tengo que seguir tranquilizándola.

En mi opinión es básicamente saludable tener diferentes opiniones y discutirlas. Creo que es básicamente un brillante experimento social que nos permite experimentar actualmente, cuyo resultado positivo o negativo aún está abierto. Es interesante ver cómo las personas controladas por la testosterona obviamente no piensan mucho en lo que hacen, a pesar de que tienen tanto poder. Especialmente los temas y circunstancias actuales en Irán o Irak, dependiendo de cómo decida una sola persona, pueden inclinarse rápidamente en una dirección negativa. Esta situación puede ser aterradora.

Creo que nosotros, como mundo, como Europa, como personas podemos aprender mucho de esto. Si hay alrededor de un veinte por ciento de personas que piensan de esta manera, entonces estas opiniones pueden ciertamente existir. No puedes poner una hoja de higuera sobre eso. 

Lo positivo en general es que la política de no hacer nada, de hablar y discutir de los últimos cinco o diez años – especialmente en Europa o Alemania – está actualmente bajo una presión extrema de modernización.

Martín: ¿Así que tienes la opinión totalmente positiva de que la humanidad es capaz de aprender y hacer las cosas mejor hoy y en el futuro?
Rafael:(Piensa durante mucho tiempo y se ríe) No lo sé. Tal vez no iría tan lejos. Creo que las personas pueden cometer el mismo error más de una vez. También nos desarrollamos y nuestros errores siempre se ven diferentes. Es como en un entorno ágil: es importante cometer errores si aprendes de ellos y te desarrollas positivamente. No estoy tan seguro de eso en el gran escenario mundial. Mi expectativa sería: Los políticos de hoy, con todo el conocimiento histórico, deberían darse cuenta de que las cosas van mal y que los cambios, una rápida contrarrestada sería necesaria.

Mirando hacia atrás, en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, la idea de la Unión Europea es ciertamente un aprendizaje de los errores del pasado. Veo esta Unión como un elemento de equilibrio, en contraste con los individuos que actualmente están tratando de desequilibrar todo el sistema. Europa está asumiendo un papel clave en este sentido … sin saber actualmente cómo vender este papel. No tenemos la gente adecuada en este momento para darle a esta idea una etiqueta positiva en los medios sociales, por ejemplo.

Martín: Si su hija le pregunta si tiene que salir del país, ¿sobre qué base y qué información te hace esta pregunta?
Rafael: : La razón principal es, sin duda, la cobertura de los medios de comunicación, que más bien asustan a la gente. Probablemente este tipo de reportaje se vende mejor. La política y los medios de comunicación trabajan básicamente con los miedos. Es la forma más fácil de hacer que la gente se mueva, si los asustas. Si informas sobre ideas y visiones positivas, siempre tienes que informar sobre los contratiempos en el camino hacia la meta – esto entonces no es motivador y no puede ser explicado con palabras simples.
El otro día mi hija volvió de la escuela y me dijo que la Tercera Guerra Mundial estallaría después de la última escalada cuando el ejército de EE.UU. mató a un general de alto rango de Irán. Así que los niños reflejan muy bien las declaraciones de los medios de comunicación.

Martín: Como todos los demás entrevistados* me gustaría hacerte la pregunta „¿Qué es típicamente alemán para ti?.
Rafael: Hace muchos años era puntualidad; en relación con la comida, una buena cerveza y un pan con salchicha (curry).

Ahora es quejarse demasiado. El lloriqueo es un rasgo humano mucho más pronunciado en Alemania que en otras sociedades, sin ser agresivo o „tomar las cosas en mano“ – especialmente en comparación con los chalecos amarillos en Francia. Típicamente alemán es también la sociedad abierta, diversa y democrática. Por supuesto, siempre hay individuos, o incluso pequeños grupos de racistas o nacionalistas. Básicamente, sin embargo, la sociedad alemana está abierta a otras personas extranjeras y deja mucho espacio para la discusión sobre cualquier tema. Por mi parte, no conozco ningún otro país donde se permita tanta y tan abierta discusión. También es tipicamente alemán el: „no cometemos errores“  y si los cometemos, entonces los corregimos.

Martín: Como se puede ver claramente en el escándalo del diesel!
Rafael: Eso no fue un error, fue sólo un crimen.

Martín: Rafael, muchas gracias por la entrevista.